LA SIESTA DEL PEPE Y LA MOVILIZACION DE LOS 40 MILLONES…DE PESOS.

0 9

La siesta del «Pepe» y el símbolo de los codazos

Por  Jorge Luis Portero
Alberto…poné orden, hacé lo que tengas que hacer…» un codazo discursivo…hace unos meses. El de ayer…un codazo real… pero solo a Mujica…? no es fácil lo que se viene.
No está mal que el gobierno quiera negociar el acuerdo sin comprometerse al ajuste que propone el FMI. Lo que está mal es que la propuesta del nuevo modelo argentino, que incluye necesariamente pergeñar la mejor forma posible de insertarnos en ( y relacionarnos con) el mundo, brilla por su ausencia.
José “Pepe” Mujica se quedó dormido en el cierre del acto por el Día de la  Democracia: Cristina lo despertó a codazos | Radio Mitre
La imagen de » la siesta» de Mujica se ganó el acto. Como esas fotos familiares con pretensión de inmortalidad,  que resaltan un momento que refleja algo no deseado, una mirada de odio, o un blooper, el descuido de una bragueta abierta, o algo por detrás de  los personajes, que le quita seriedad al símbolo que se quiso construir

 
Así como con el tema de la corrupción pueden probar la persecución pero no pueden esgrimir una defensa concreta ante la contundencia de los hechos que se le imputan, con el tema del proyecto futuro no tienen más que explicaciones sobre los porqués ( y los culpables)  de los fracasos. Pero las historias y justificaciones propias ante el fracaso sin propuestas que superen el No ( no vamos a acordar a costa de…) para proponer además por una vez el camino certero del éxito futuro, aburren, llevan a adormecer la esperanza, a saber que no tienen nada útil para decirnos, más que recuerdos maquillados, más o menos idealizados, que se despeñan  hacia el abismo inevitable de una borrachera de odio y de impotencia. Tu «siesta», Pepe,  seguramente sin proponértelo, terminó reflejando el cansancio de los argentinos ante tanto palabrerío hueco, que intenta ser justiciero con muchos de los responsables del saqueo neoliberal, pero que no opone más propuesta que la justificación retrospectiva de un populismo corrupto que hoy, más allá de su No enérgico y bravucón, no ofrece salida alguna.