UNA MANO NEGRA

0 12

 Un tipo común, de los que viajan en transporte público, que andan por las calles de  barrios comunes, donde pasean perros sin estirpe, puede advertir el aire viciado que nos rodea. Su densidad se puede cortar. Se puede ver en los medios de -des-información, y en las redes -anti-sociales un estado de crispación excesivo. Y me pregunto; quienes fogonean ese enfrentamiento? y;   a quienes le conviene que nos enfrentemos  muy mal?  y Por qué?

Hace 140 años  el estadista José Hernández nos anticipaba en el Martín Fierro, lo que le sucede a los hermanos que pelean.

A veces, y bastante a menudo, las cosas no son lo que parecen.

Mientras la clase dirigencial  pelea por el poder, y la forma en que los mantiene en los distintos feudos a través de décadas. Los de abajo sufrimos las consecuencias de esas peleas, y no logramos advertir el interés de  otros países, en llevarnos a un conflicto para aprovechar su intervención.

Desde hace años y cada vez   mas notoria ha sido la presencia de fuerzas  extranjeras en el pais:  El acuerdo con Irán, la denuncia por el memorando, el suicidio de un fiscal, la investigación sobre su muerte, las valijas de Antonini Wilson, la supuesta reunión en Cuba de Cristina Fernandez con la inteligencia rusa, el fraude electoral, las informaciones de Carrio, etc, etc son apenas una pequeña muestra que el “diablo” mete la cola.

Por eso me lleva a reflexionar sobre  el atentado de Sarajevo contra el archiduque y la intervención de La Mano   Negra, o  (Unión o muerte) -una organización terrorista, que habría acordado con servicios de inteligencia-,  que con su accionar  produjo el desencadenamiento de la primera guerra mundial. Y esta no fue una simple casualidad, sino una planificada causalidad por los servicios de inteligencia, que costó muchas vidas.

Y esto me lleva a percibir que acá está pasando lo mismo.

Leandro J. Vascello