SE; A QUIENES NO VOTO

0 92

SE;  A QUIENES NO VOTO

por Leandro Vascello

A pocos días de las elecciones, en las que las corporaciones  a través de sus sirvientes destrozaron un espacio progresista e impusieron a otros tres candidatos. Hijos dilectos del menemismo, y de la mentira actualizada. Intelectualmente mediocres y autoritarios. Falseadores del sistema republicano, estafadores de la representación popular e ignorantes federalismo.

Estos sujetos; con su única intención de acumular poder y continuar saqueando, carecen de una idea de nación, de futuro. Son egoístas, soberbios, maleducados,  verticalistas, administradores  de los negociados  y del amiguismo. Pero por sobre todo y lo que para mí, como para cualquier persona de Fe y de Bien, es que son espiritualmente perversos.  Y es triste reconocer el retroceso social  del pueblo. A modo de ejemplo el electorado de la provincia de Buenos Aires, en alguna medida reprochó a Herminio Iglesias la quema del cajón con la bandera radical. Hoy destrozan al oponente con la intolerancia y la mendacidad que los caracteriza, e igual siguen teniendo alta intención de voto. Hoy candidatos sospechados de corrupción, narcotráfico, fraude, etc, pueden ser o seguir siendo representantes del país o de alguna provincia. Tan mal estamos los argentinos, que necesitamos corruptos o mediocres para que nos representen.  ¿Eso somos? Me niego. Prefiero votar en blanco que resignar mis convicciones. Sé que en Formosa no votaría a Insfran, ni en Buenos Aires a Fernández o Vidal. Se que en Santa Cruz no votaría ni a Kirchner ni a Peralta y preguntaría donde están los millones de dólares que se llevó “Sobremonte” a Suiza. Se que no votaría a ningún intendente o gobernador que apoyen las mineras. Tampoco a aquellos que trafican personas, o protegen al proxenetismo.

Lo importante es;  a quien querés votar vos? Quien querés que administre el futuro de tus hijos y nietos .

Si estás del lado de la Luz, pedile a Quien vos crees, que te guíe. Que la generosidad, el amor, la entrega;  desplacen a la avaricia, el odio,  el egoísmo. Así seguro que ganas. No importa si perdés la votación. Importa que ganas en Dignidad, en principios. Y vas a sentir en tu boca ese dulce sabor de hacer lo correcto, aquello que agrada al Creador, Lo Llames, como lo llames…