RESOLUCION POR EL CRIMEN DE FERNANDO

0 4

A continuación está la resolución que  decreta la prisión preventiva para ocho de los diez rugbiers acusados por el crimen  Fernando Báez Sosa.

 

///lla gesell, 14 de febrero de 2020.-
AUTOS Y VISTOS:
Para resolver en la presente
IPP Nro. 03-04-000349-20/00 del registro
de este Juzgado de Garantías Nro. 6 Descentralizado de Villa Gesell del
Departamento Judicial Dolores, en trámite ante la Unidad Funcional de
Instrucción Nro. 6 Descentralizada de Villa Gesell Departamental;
seguida a
Pertossi Luciano; Pertossi Lucas Fidel; Comelli Enzo Tomás;
Pertossi Ciro; Thomsen Máximo Pablo; Benicelli Matías Franco; Cinalli
Blas y Viollaz Ayrton Michael
, a fin de decidir sobre los
requerimientos efectuados por las partes y la situación procesal de los
nombrados;
Y CONSIDERANDO:
DE LAS NULIDADES PLANTEADAS
:
Que al momento de celebrarse la audiencia prevista en los términos del
art. 168 bis del C.P.P. el Sr. Defensor Particular, Dr. Hugo José
Tomei, planteó en primer término la nulidad de la rueda de
reconocimiento en rueda de personas llevada a cabo con el testigo
Santiago Corbo, sosteniendo que en su primer declaración testimonial el
mencionado manifestó no poder reconocer a persona alguna y días
después, al ser convocado a la diligencia por la Sra. Agente Fiscal,
indicó que sí podría recordar a quienes participaron del evento. Arguyó
además que la convocatoria realizada por la Fiscalía para participar
del reconocimiento fue a través de un llamado telefónico, lo que le
causó un perjuicio a su parte por impedir ejercer su defensa, toda vez
que no ha podido tomar conocimiento del contenido de la llamada.
Por otro lado, reclamó la nulidad de la declaración testimonial
brindada por Tomás Bidonde y todo lo actuado en consecuencia,
postulando que la misma no refleja la realidad de lo acontecido. Indicó
que en dicha acta se consignó que «comparece al acto la suscripta»
entendiendo que se hace alusión a la Dra. Verónica Zamboni; secretaria
de actuación y el Dr. Fernando Andrés Burlando; no obstante aquella no
fue rubricada por la Sra. Agente Fiscal. Asimismo fue suscripta por el
Dr. Améndola, quien no se hallaba consignado como uno de los
intervinientes.
Como tercera cuestión nulificante, planteó que se ha vulnerado el
derecho de defensa en juicio habida cuenta que sus asistidos no
recibieron una comunicación clara, precisa y circunstanciada del hecho
imputado, lo que los ha colocado en un estado de indefensión desde el
mismo día de sus detenciones. Adujo que dicha eventualidad ha quedado
demostrada a partir de la corta duración de las audiencias celebradas a
tenor del art. 308 del C.P.P. siendo que en sólo 25 minutos se
recepcionaron las diez audiencias, tiempo exiguo para haberles leído el
hecho imputado como las pruebas que obraban en su contra para así sus
asistidos poder defenderse, tachándolas de inexactas y nulas por
falsedad ideológica de instrumento público.-
Que en virtud de tal planteo, se corrió vista a la Sra. Agente Fiscal,
expidiéndose la misma al respecto solicitando su rechazo en base a las
argumentaciones vertidas a fojas 1720/1725, a las cuales me remito en
honor a la Brevedad Procesal.-
Ahora bien, adelanto mi opinión en el sentido que dichos planteos no

han de prosperar.-
Así pues, la interpretación de las nulidades resulta restrictiva de
acuerdo a nuestro ordenamiento y ellas se encuentran taxativamente
enumeradas en cuanto a su procedencia y siempre y cuando vulneren
garantías constitucionales y el principio de defensa en juicio en un
determinado proceso.-
En lo que hace a la primer cuestión nulificante, obsérvese que en la
declaración testimonial brindada por el testigo Santiago Corbo, éste
manifestó no estar en condiciones de describir a los sujetos ya que
todo pasó muy rápido, creyendo que no podría estar en condiciones de
reconocerlos. No obstante brindó un relato claro y circunstanciado de
los hechos de los que resultó víctima, conforme la percepción que tuvo
de lo sucedido y sus recuerdos, logrando caracterizar a uno de los
sujetos que golpeó a Fernando, refiriendo que se trataba de una persona
de estatura media, pelo morocho, vistiendo remera blanca, siendo áquel
a quien finalmente reconoció en la rueda de reconocimiento como Viollaz
Ayrton Michael.
En tal orden, entiendo que no se ha trasgredido ninguna garantía
constitucional, pues la circunstancia de haber mencionado el testigo,
por el nerviosismo del momento, no creer estar en condiciones de
reconocer a nadie y luego en la diligencia dirigir imputación sobre la
persona que liminarme describió en su declaración, no tacha de nula la
diligencia ni le resta valor convictivo.-
Sobre la imposibilidad de ejercer su defensa al ignorar el contenido de
la llamada que mantuvo la Sra. Agente Fiscal con el testigo cuando lo
convocó a participar de la diligencia de reconocimiento en rueda de
personas; por lo absurdo del plateo, tampoco ha de prosperar, pudiendo
el órgano instructor cursar las notificaciones en las formas que estime
convenientes para la celeridad del proceso. Si lo que pretende hacer
ver la defensa es una posible manipulación y/ o direccionamiento
respecto de la forma de proceder del testigo, he de advertir que existe
una imposibilidad material de que ello ocurra toda vez que la
Representante de la Sociedad, al momento de notificar, desconocía el
lugar que ocuparía cada imputado en la fila, como así también cualquier
otra circunstancia que permitiera identificarlo. Incluso al llevarse a
cabo el procedimiento cuestionado, el letrado defensor se encontraba
presente, efectuando el control pertinente y participando en la
determinación de la conformación de la fila.-
En cuanto a la declaración testimonial recibida a Tomás Bidonde, cuya
acta carece de la rúbrica de la Sra. Agente Fiscal, dicha falencia no
se encuentra fulminada de nulidad por cuanto advierto que no adolece de
ningún vicio, ya sea formal o material, habiendo sido llevada a cabo
cumpliendo con la totalidad de las prescripciones legales que la
regulan (Arts. 117 y 118 del C.P.P.).-
Véase además que el art. 119 del C.P.P. prevé que las actas sean
firmadas por el funcionario actuante ó el secretario, y la misma ha
sido rubricada por los Dres. María Eugenia Chapinal -auxiliar letraday Alejandro Sterverlynck -Instructor Judicial-, quien en esa
oportunidad actuó en calidad de secretario de actuación de la
declaración testimonial recibida. Por lo demás, tampoco advierto el

perjuicio ocasionado a la parte, ni fue invocada por el Defensor.
Con respecto a la tercer cuestión nulificante, la mera y simple lectura
de lo actuado muestra a las claras que los imputados tomaron inmediato
conocimiento de los motivos de su detención, se les fueron informados
sus derechos y garantías –ver notificación del contenido art. 60 del
C.P.P. fojas 55/65-, contaron con asistencia letrada por parte de la
Dra. María Verónica Olindi Huespi, Defensora Oficial, con quien
mantuvieron una entrevista y el asesoramiento necesario previo a la
declaración normada por el art. 308 del C.P.P., la cual fue
recepcionada dentro de los plazos legales previstos para ello; por lo
que las alegaciones ahora traídas a análisis por el letrado defensor
parecen más un artilugio para buscar -por una vía errónea por ciertola libertad de sus defendidos, que una violación de una disposición
expresamente prescripta bajo sanción de nulidad o de la defensa en
juicio.-
He de poner en relieve que la cuestión esencial es interpretar la ley,
por ello me remito al art. 3 del C.P.P.. donde me indica que: «…Toda
disposición legal…que establezca sanciones procesales o exclusiones
probatorias, deberá ser interpretada restrictivamente», entendiendo el
suscripto a la nulidad como una sanción procesal, tal como lo indica la
doctrina.- Por ello el campo de las nulidades desarrollado en el ámbito
del digesto Adjetivo no debe interpretarse como un campo minado o una
trampa para el ejercicio de la acción pública, sino que debe entenderse
en forma restrictiva, en tanto y en cuanto en forma flagrante no se
violen las garantías constitucionales y el principio de defensa en
juicio en un determinado proceso.-
En base a las consideraciones vertidas, entiende este despacho que en
el caso de análisis estamos ante planteos de nulidad por la nulidad
misma, por lo que a ellas no he de hacer lugar.-
EN RELACIÓN A LA PRISION PREVENTIVA REQUERIDA:
Primero: La materialidad ilícita:
Que conforme surge de las constancias glosadas en autos, a saber, actas
de procedimiento de fojas 11/13, 36/39 y 216/vta., croquis ilustrativo
de fojas 14, informes médicos de fojas 16 y 192/193, cd´s, fotogramas y
actas de visualización de fojas 23/34, 49/54, 127/132, 136/139,
169/174, 201/213, 1281, 1294 y 1295, declaraciones testimoniales de
Andrea Fabiana Ranno a fojas 35/vta., Santiago Corbo a fojas 75/76,
Sebastián Saldaño a fojas 77/78, Juan Bautista Besuzzo a fojas 79/82,
Lucas Santiago Filardi a fojas 89/90, Julián Lucas García a fojas
91/93, Federico Raulera a fojas 94/96, Tomas Agustín Alessandro a fojas
97/99, Federico Martín Tavarozzi a fojas 100/101, Lucas Begide a fojas
102/103, Franco Corazza a fojas 104/106, Ignacio Vaudagna a fojas
107/108, Franco Cervera a fojas 109/110, Luciano Bonamaison a fojas
111/112, Juan Manuel Pereyra Rozas a fojas 113/114, Virginia Luz Pérez
Antonelli a fojas 117/118, Carlos Aníbal Contino a fojas 119/120,
Fernando Raúl González a fojas 121/122, Alejandro Claudio Muñoz a fojas
133//135, Leandro Barreca a fojas 140/142, Juan Pablo Noack a fojas
143/vta., Fabián Maximiliano Ávila a fojas 146/148, Nicolás Javier
Sessa a fojas 153/154, Carlos Alberto Forzatti a fojas 164/165,
Cristian Ignacio Gómez a fojas 166/168, Héctor Chapara a fojas 180/181,

Emiliano Isidore Resk a fojas 182/183, Maximiliano Rosso Suarez a fojas
184/185, Tomás Bidone a fojas 1228/1231, Marcos Acevedo a fojas
1254/1257, Fiama Magalí Pedrozo a fojas 1278/1279, Tatiana Caro a fojas
1354/1356, Walter Javier Tolosa a fojas 1358/vta., Inspector de la
Policía Federal Fernando Rodolfo Alvez a fojas 1410/1411 y 1417/1418,
Sargento 1ro. de la Policía Federal Claudio Javier Ferreyra a fojas
1451/1452, Sargento de la Policía Federal Walter Pedro Nuñez a fojas
1453/1454, Auxiliar 5to. Policía Federal Ignacio Enrique Vila a fojas
1455/1456, Cabo de la Policía Federal Viviana Andrea Necol de fojas
1457/1458, Ayudante de la Policía Federal Juan Leonardo Hereñú a fojas
1459/1460; actas de visualización de fojas 1376/vta., acta de necropsia
de fojas 43 e informe preliminar de autopsia de fojas 191;
documentación en copia de fojas 44/47 y 195/197; actas de incautación
de fojas 115/116, informe de fojas 1212, actas de reconocimiento en
rueda de personas protocolizadas a fojas 811/813, 814/816, 824/825,
829/831, 838/840, 841/843, 844/846, 847/849, 853/855, 887/889, 890/892,
899/901, 911/913, 917/919, 921/922, 929/931, 950/952, 1010/1012,
1013/1015, 1026/1028, 1083/1084, 1108/1111, 1118/1120, 1127/1129,
1136/1138, 1169/1171, 1172/1174, 1180/1182, 1183/1185, 1190/1191,
1192/1194; actas de recepción telefonia celular de fojas 1384/1387,
placas fotograficas de fojas 1392/1408, acta de fojas 1419/1421,
informe técnico de fojas 1422/1437, pericia de fojas 1465/vta., informe
de fojas 1466 y demás elementos obrantes en autos;
prima facie quedó
legalmente acreditado que:
«Que en la ciudad de Villa Gesell -Partido
del mismo nombre-, a los 18 días del mes de enero de 2020, siendo
aproximadamente pasadas las 04.41 horas y previo a las 05.00 horas, en
la intersección de calle Avenida 3 entre el Paseo 102 y la Avenida
Buenos Aires, dos sujetos adultos de sexo masculino -identificados
posteriormente como Thomsen Máximo Pablo y Pertossi Ciroquienes habían
acordado previamente darle muerte a la víctima Fernando Báez Sosa, se
abalanzaron sobre éste, para así agredirlo físicamente primeramente por
detrás, todo ello en forma premeditada y con el fin de darle muerte,
ello en la vía pública en la mencionada intersección y en
circunstancias en que éste se hallaba parado junto con unos amigos en
la vereda situada frente al local bailable «LE BRIQUE», siendo que
previamente, se había suscitado un altercado con la víctima en el
interior del citado bailable, en donde los sujetos agredieron al
damnificado y provocaron que los patovicas del lugar sacasen del
boliche, por un lado a la víctima, y por otro, a los agresores-, para
así minutos después, ya fuera del lugar, proceder los sujetos activos a
abalanzarse rápidamente sobre Fernando Báez Sosa y las personas que lo
acompañaban -algunos de ellos identificados como Lucas Begide, Julián
García, Juan Bautista Besuzzo y Lucas Filardi Santiago Corbo y Tomas D
´Alesandro, para comenzar a propinarle golpes de puño en su rostro el
primer de los sujetos activos citados, provocando que la víctima cayera
al piso inconsciente, y una vez indefensa la víctima y con el fin de
darle muerte, patearon la cabeza del mismo causándole de ésa forma
lesiones corporales, en particular, lesiones internas y externas, que
le provocaron su deceso en forma casi inmediata, al causarle un paro
cardíaco producido por shock neurogénico debido a TRAUMATISMO GRAVE DE

CRÁNEO.- Que durante la agresión los sujetos manifestaban: «….AHORA
QUE PASA QUE ESTAMOS AFUERA … ADENTRO PEGABAN DE ATRÁS, PERO AHORA
AFUERA A VER QUIEN GANA…».-Que ambos sujetos activos, contaron para
cometer el hecho con la necesaria intervención de otros nueve sujetos –
identificados como Comelli Enzo Tomás, Viollaz Ayrton Michael, Milanesi
Alejo, Benicelli Matías Franco, Pertossi Luciano, Pertossi Lucas Fidel,
Guarino Juan Pedro, Cinalli Blas y Pablo Ventura-, con los que
acordaron dar muerte a Báez Sosa previamente, facilitando y
posibilitando éstos la comisión del suceso delictivo al resultar
superiores numéricamente y al rodear a la víctima y a sus amigos entre
todos, impidiendo que ésta pudiese defenderse por si sola e incluso que
sus amigos pudiesen hacerlo, quienes también fueron violentamente
agredidos, recibiendo golpes en el cuerpo, causándoles a algunos de
ellos lesiones corporales también.-Que los sujetos se dieron a la fuga
del lugar para lograr su impunidad, siendo aprehendidos por personal
policial de la Seccional Primera Villa Gesell, en las inmediaciones del
lugar durante un relevamiento vecinal».-
Segundo: Adecuación Típica:
Que corresponde calificar al hecho precedentemente narrado como
constitutivo del delito de
homicidio agravado por alevosía y por el
concurso premeditado de dos o más personas,
en los términos de los
arts. 45 y 80 incisos 2do. y 6to. del Código Penal.-
Cabe aclarar que de la simple lectura de la materialidad ilícita
relatada por la Sra. Agente Fiscal al momento de tomar declaración a
los incusos en los términos del articulo 308 del C.P.P., se advierten
mencionadas las acciones elementales tipificantes de la figura prevista
por el art. 80 inciso 2do. del Código Penal; por lo que entiendo que la
calificación legal adoptada por el Suscripto no vulnera el principio de
congruencia.
Véase, la «Alevosía» consiste en el empleo de medios, modos o formas en
la ejecución del hecho que tiendan directa y especialmente a asegurar
el homicidio sin riesgo para el autor.
En tal sentido, teniendo en cuenta los elementos probatorios que
infra
ponderaré a los fines de justificar mi decisión; tengo por cierto -al
menos con el grado de probabilidad que esta etapa del proceso requiereque los aquí imputados, aprovechando la inadvertencia de la víctima,
quien se hallaba de espalda a los atacantes conversando con su grupo de
amigos, propinaron el primer golpe por detrás, logrando
desestabilizarlo, oportunidad en que cayó al suelo en un total estado
de indefensión, y actuando sobre seguro comenzaron a intervenir los
restantes sujetos activos tanto asestando golpes de puño y patadas como
así también impidiendo el auxilio por parte de terceros, todo ello con
la finalidad de consumar el plan previamente acordado de dar muerte a
la persona de Fernando José Báez Sosa.
Descarto la posibilidad sugerida por el particular damnificado en
cuanto a la agravante prevista por el art. 80 inciso 4to. del Código
Penal toda vez que no observo abastecido el elemento subjetivo que
exige la figura, esto es, la finalidad de satisfacer el deseo de sentir
placer, pues, más allá de la forma de exteriorizar sus comportamientos
previo al ataque -videos extraídos del celular de Pertossi Lucas- o las

expresiones vertidas por éstos y oídas por los testigos al momento de
la agresión -«a ver si volves a pegar negro de mierda», «Quedate
tranquilo que me lo voy a llevar de trofeo», entre otras- no resultan
suficientes a los fines de configurar el delito, si ello no fue lo que
motivó la actuación de los agentes.
En la misma dirección he de pronunciarme respecto del agravante por
odio racial previsto por la norma precitada, cuestión que si bien no
fue solicitada explícitamente por los abogados apoderados de los
particulares damnificados en su presentación, puede inferirse del
contenido de la misma como de las expresiones destacadas en el marco de
la audiencia celebrada a tenor del art. 168 bis del C.P.P.. En este
sentido, la figura requiere para su configuración que el odio racial
haya sido la motivación principal de la muerte; circunstancia que no
acontece en autos, por lo que la calificante no será de aplicación.-
Tercero: La autoría responsable:
Se encuentran reunidos en autos los extremos exigidos por los arts. 157
y 158 del C.P.P., para tener por acreditada la existencia del hecho
investigado y para suponer la probable coautoría penalmente responsable
de
Thomsen Máximo Pablo y Pertossi Ciro, como la probable participación
necesaria de
Pertossi Luciano; Pertossi Lucas Fidel; Comelli Enzo
Tomás; Benicelli Matías Franco; Cinalli Blas y Viollaz Ayrton Michelle
en la comisión del delito precedentemente mencionado (art. 45 primera
parte del Código Penal), de conformidad con las constancias enumeradas
en el considerando primero, en especial de:
A) Que a los efectos de obtener una mayor claridad expositiva,
comenzaré destacando el acta de procedimiento de fojas 11/13 de la que
se desprende que encontrándose el día 18 de enero de 2020, personal
policial en las inmediaciones de Avenida 3 entre Avenida Buenos Aires y
Paseo 102 de la ciudad de Villa Gesell en recorrida prevencional en
zona de expansión nocturna, fueron anoticiados sobre una gresca entre
varios masculinos sobre Paseo 102 entre Avenida 3 y 4, por lo que se
trasladaron en grupo hacia dicho sector logrando dispersarlos. Que al
retornar a la Avenida 3, observaron sobre la vereda ubicada enfrente
del local bailable denominado “Le Brique” a un grupo de personas
alrededor de un sujeto de sexo masculino que se hallaba recostado sobre
el suelo, careciendo de prendas de vestir en torso y sin zapatillas.
Advirtiendo que el mismo emanaba sangre de fosas nasales y tomando
conocimiento en ese instante por parte del grupo presente entre gritos
y nerviosismo que momentos previos había sido agredido físicamente por
tres masculinos, los que al arribo de los uniformados se habían
retirado del lugar por Avenida 3 en dirección al Norte; se solicitaron
inmediatamente móviles de apoyo y una ambulancia, a la vez que personal
de Infantería emprendió una exhaustiva recorrida en busca de los
agresores contando con las características aportadas por los testigos y
el lugar de huida. Por otro lado y en vista del no arribo de la
ambulancia, notando que el joven se encontraba casi sin pulso,
comenzaron a practicársele maniobras de resucitación (RCP). Que siendo
las 5:05 horas arribó una ambulancia, procediéndose al traslado del
masculino a sede hospitalaria. Finalmente se logró identificar a la
víctima como Fernando Báez Sosa y luego, siendo las 6:00 horas, se

certificó su lamentable fallecimiento por parte del personal del
nosocomio local.-
B) De las declaraciones testimoniales brindadas por los amigos de
Fernando Báez Sosa, a saber, Santiago Corbo a fojas 75/76, Sebastián
Saldaño a fojas 77/78, Juan Bautista Besuzzo a fojas 79/82, Lucas
Santiago Filardi a fojas 89/90, Julián Lucas García a fojas 91/93,
Federico Raulera a fojas 94/96, Tomas Agustín D´Alessandro a fojas
97/99, Federico Martín Tavarozzi a fojas 100/101, Lucas Begide a fojas
102/103, Franco Corazza a fojas 104/106, Ignacio Vaudagna a fojas
107/108, Franco Cervera a fojas 109/110, Luciano Bonamaison a fojas
111/112 y Juan Manuel Pereyra Rozas a fojas 113/114; las que han
permitido reconstruir la mecánica de los sucesos bajo pesquisa,
habiendo sido contestes en referir que los aquí imputados se
presentaron donde ellos se encontraban y ejercieron especial violencia
sobre Fernando, exteriorizando un claro accionar dirigido a concretar
su muerte.-
Así, véase, a fojas 75/76 luce agregado el testimonio brindado por
Santiago Corbo, quien, en lo principal, refirió que eran un grupo de 15
o 16 amigos que se encontraban de vacaciones en Villa Gesell. Que el
día de los hechos asistieron al local bailable “Le Brique” sito en
Avenida 3 entre Paseo 102 y Avenida Buenos Aires de esta ciudad. Que
siendo aproximadamente las 4:30 horas advirtió que tres personas de
seguridad estaban sacando a su amigo Fernando José Báez Sosa del lugar,
por lo que salió detrás suyo junto a otro amigo, Lucas Begide. Que se
quedaron con Fernando y Lucas en la puerta del boliche esperando al
resto de sus amigos. Que en esos momentos Fernando le contó el motivo
por el cual la gente de seguridad lo había sacado, relatando que en el
interior del boliche habían empujado a otro amigo de ellos, Julián
García, y él intercedió para separarlos. Que se fueron sumando otros
amigos que salían de a poco del boliche pero aún restaban algunos más
por eso continuaron en la vereda esperando. Indicó que luego de ello no
puede explicar lo que pasó ya que de repente un grupo de entre 7 u 8
personas se acercaron corriendo y les empezaron a pegar. Que vió que le
propinaron a Julián Lucas García dos golpes de puño en la cabeza, a
Juan Bautista Besuzo y Santiago Filardi los empujaron contra un auto y
a Fernando un masculino le pegaba piñas en la cabeza, creyendo que
tenía puesta una remera blanca, siendo de estatura media, tez blanca,
pelo morocho lacio. Que este sujeto le pegó a Fernando e hizo que
cayera al suelo y cuando estaba ya en el piso le siguió pegando
patadas, no pudiendo precisar si en ese momento se trataba del mismo
agresor o si se había sumado alguien más, lo que seguramente fue así
porque todo el grupo le pegó. Que Fernando terminó lleno de sangre en
su cara y su cuerpo y los agresores se fueron corriendo del lugar en
dirección a Avenida Buenos Aires.-
Complementa el presente testimonio la diligencia de reconocimiento en
rueda de personas protocolizada a fojas 1169/1171, oportunidad en que
Santiago Corbo manifestó reconocer al número tres como el que llevaba
remera blanca y cuando llegó el grupo a agredirlos arengaba diciendo
“Es ahora, vamos ahora” (sic.). Rememoró también que en otro momento,
en circunstancias que el dicente trataba de sacar a sus amigos y pedía

que dejasen de pegarles, este sujeto se interpuso impidiendo que
salvara a sus amigos de la golpiza; siendo efectivamente el número 3 el
aquí imputado
Viollaz Ayrton Michelle.-
Por su parte, Juan Bautista Besuzzo declaró a fojas 79/82 expresando
principalmente que siendo aproximadamente las 4:00 horas bajó del VIP
junto a su amigo Julián García rumbo al baño y en el pasillo se
encontraron con Fernando. Que el local estaba abarrotado de gente, era
imposible caminar. Que en un momento mientras caminaban, un chico de
cabello corto castaño claro y contextura robusta que estaba apoyado en
la barra empezó a decir “Paren, paren de empujar” (sic.) a lo que un
amigo suyo, cree, Tomas DAlessandro le respondió “Estamos todos en la
misma” (sic.). Que inmediatamente se dio vuelta y observó que otro
sujeto del grupo de ese chico tenía apoyada su mano en el cuello de
Julián García y que Tomás D’Alessandro también se estaba tomando a
golpes de puño con un tercer sujeto de ese grupo. Que él se retiró del
lugar y a los minutos se acercó Julián diciéndole que le habían dado un
par de bofeteadas y que Tomás había dado y recibido piñas. Que apenas
salió del baño, siendo las 4:40 horas, Lucas Begide lo llamó a su
celular refiriéndole que patovicas habían sacado del boliche a
Fernando, por lo que decidieron retirarse. En el trayecto se cruzaron
con Tomas quien les dijo que al otro grupo también lo habían sacado.
Agregó que ya en el exterior del boliche, sorpresivamente, alguien le
pegó en la nuca a Juan Manuel Pereyra Rosas. Que todo fue muy rápido.
Que el dicente se fue para atrás y vio que también le estaban pegando a
Fernando. Que un sujeto que era de contextura robusta, cabello castaño
oscuro, vistiendo remera blanca, borcegos color marrón y pantalón bordó
o marrón, cree que con el primer golpe lo arrodilló a Fernando. En ese
instante, intentó interceder para frenar la situación pero recibió un
golpe de puño en el labio. Un segundo masculino que le pegaba a
Fernando mientras estaba arrodillado era de 1.70 metros
aproximadamente, vestía camisa estampada verde agua abierta y debajo
una remera blanca, robusto, cabello castaño claro y con bermuda. Este
muchacho le pegó al menos tres patadas a Fernando a la altura de la
mandíbula mientras estaba en el piso.
Dicho testimonio se encuentra robustecido a partir del resultado
positivo de los reconocimientos en rueda de personas practicados,
siendo que a fojas 811/813 Juan Bautista Besuzzo reconoció al número 4
como al que le pegaba a Fernando mientras estaba arrodillado,
tratándose éste de </span><span class="fontstyle2">Thomsen Máximo Pablo </span><span class="fontstyle0">y a fojas 844/846 indicó al
número 3 como al otro agresor, siendo éste </span><span class="fontstyle2">Comelli Enzo Tomás.-
</span><span class="fontstyle0">Resulta coincidente el relato brindado por Lucas Santiago Filardi a
fojas 89/90 en cuanto indicó que Fernando le contó que al producirse el
forcejeo en el interior del local bailable él intentó separar y en ese
momento le empezaron a pegar, por eso lo sacaron. Que ya afuera,
acompañó a Fernando a un Kiosco, donde se compró un helado y al salir y
encontrarse en la vereda junto a Julián y Juan Bautista, apareció de
repente el grupo de agresores a pegarles, principalmente a Fernando.
Resaltó que intentó evitar que le pegaran a Fernando y por ello fue
golpeado. En cuanto a las características de los sujetos expresó que
eran de aproximadamente entre 18 a 20 años, uno tenía remera blanca, de</span>
<span class="fontstyle0">1.80 de altura, pelo rubio desalineado y otro morocho de ropa oscura.
Su versión testifical se complementa con los </span><span class="fontstyle2">indicios </span><span class="fontstyle0">que surgen de los
reconocimientos en rueda de personas llevados a cabo, momentos en que
el testigo indicó a fojas 814/816 creer que el ubicado en el numero 4
es uno de los que golpeó a Fernando, tratándose éste de </span><span class="fontstyle2">Thomsen Máximo
Pablo</span><span class="fontstyle0">; a fojas 824/825 que el ubicado en el número 2 o 4 podrían ser el
que describió como morocho, siendo el Nro. 2 </span><span class="fontstyle2">Ciro Pertossi</span><span class="fontstyle0">; a fojas
829/831 no estar seguro pero que podría ser el numero 1 o 2 uno de los
involucrados, siendo el Nro. 2 </span><span class="fontstyle2">Lucas Fidel Pertossi</span><span class="fontstyle0">; a fojas 841/843
marcó al Nro. 3 pero refiriendo tener dudas si se trataba de alguno de
los agresores, resultando éste </span><span class="fontstyle2">Luciano Pertossi</span><span class="fontstyle0">; a fojas 847/849 indicó
que estaría bastante seguro que el ubicado en el lugar Nro. 4 seria
quien describió como morocho, que pateaba a Fernando, siendo éste
</span><span class="fontstyle2">Comelli Enzo Tomas. </span><span class="fontstyle0">Finalmente a fojas 866/867 expresó creer que el
Nro. 3 era uno de los que se acercó corriendo, tratándose de </span><span class="fontstyle2">Benicelli
Matías Franco.
</span><span class="fontstyle0">A las circunstancias ya reseñadas, Julián Lucas García a fojas 91/93
agregó que encontrándose afuera, mientras el grupo de agresores los
tomaban a golpes de puño, oía como uno decía “Ahora que pasa que
estamos afuera” (sic.) incitando la pelea.
Federico Raulera a fojas 94/96 también expresó haber podido oír como
decían “Adentro pegaban de atrás, pero ahora afuera vamos a ver quién
gana” (sic.).
Que al momento de llevarse a cabo los reconocimientos en rueda de
personas, Federico Raulera reconoció como personas involucradas en la
vehemente agresión a Fernando a </span><span class="fontstyle2">Luciano Pertossi </span><span class="fontstyle0">-ver fojas 1010/1012-;
</span><span class="fontstyle2">Viollaz Ayrton Michelle </span><span class="fontstyle0">-fojas 1026/1028- y a </span><span class="fontstyle2">Benicelli Matías Franco </span><span class="fontstyle0">-
fojas 1083/1084-.-
A fojas 97/99 declaró Tomas Agustín D
Alessandro expresando que al
encontrarse en la puerta de “Le Brique” esperando que saliera el resto
de sus amigos, aparecieron por atrás un grupo de jóvenes, al menos 8, y
comenzaron a pegarles, primeramente a Fernando. Recordó que uno de los
agresores comenzó a gritar “A ver si volves a pegar negro de mierda”
(sic.), identificando a éste en la diligencia de reconocimiento en
rueda de personas como
Benicelli Matías Franco –ver acta de fojas
921/922-.-
Que a fojas 100/101, 102/103, 107/108 y 109/110 atestiguaron Federico
Martin Tavarozzi, Lucas Begide e Ignacio Vaudagna todos ellos
coincidentes en lo esencial con los relatos
ut supra valorados,
manifestando Vaudagna que según dichos de Fernando alguien le había
tocado la cara a Julián, y como él lo quería separar, lo tomaron por
atrás, sujetándolo, y cuando se pudo soltar empezó a revolear piñas
para todos lados, por ello lo expulsaron del boliche; que no había
tenido culpa el patovica.
Que al momento de realizar el reconocimiento en rueda de personas Lucas
Begide reconoció a
Thomsen Máximo Pablo –ver fojas 887/889- como el que
le pegaba a Fernando y a
Viollaz Ayrton Michelle –ver fojas 950/952-
como el que le pegó afuera impidiendo que se acercara a Fernando.-
Luciano Nahuel Bonamaison a fojas 111/112 adunó a las circunstancias
expuestas que hallándose en la vereda junto a sus amigos advirtió que

un grupo de al menos 7 sujetos los empezaron a acorralar. Que empujaron
a Federico Raulera contra un auto y comenzaron a pegarle a Fernando.
Que primero le pegaron trompadas y luego cuando cayó al piso, casi
inconsciente, le empezaron a patear la cabeza. Que a Fernando notó que
le pegaron al menos dos sujetos, uno rubio, de tez blanca, contextura
morruda, de 1.70 metros de altura aproximadamente, remera color clara y
otro 1.80 aproximadamente, con camisa color negra.
Que al momento de realizarse los respectivos reconocimientos en rueda
de personas el testigo logró reconocer al ubicado en el Nro. 3 como el
chico rubio que le pegó a Fernando, siendo éste
Thomsen Máximo Pablo
ver acta fojas 890/892-; al Nro. 2 como otro de los agresores que le
pegó en la cabeza a Fernando, siendo éste
Pertossi Ciro –ver acta fojas
899/901-; al Nro. 3 como uno de los arengadores, siendo éste
Benicelli
Matías Franco
–ver acta 917/919- y al Nro. 2 como una de las personas
que se encontraba allí, sin poder precisar que hizo, pero que estaba
con el grupo de la pelea, siendo éste
Pertossi Luciano –ver acta de
fojas 926/928-.-
C) Tampoco puedo soslayar el testimonio de uno de los empleados de
seguridad del local comercial “Le Brique”, Alejandro Claudio Muñoz, en
cuanto a fojas 133/135 narró que vio al sujeto que vestía camisa manga
corta color claro, pantalón de jeans color azul, de pelo largo atado
con colita tipo rodete que momentos antes había sido expulsado del
lugar por su compañero Cristian; propinarle una patada en la cara a la
víctima cuando ya estaba tendido sobre el piso.
Cabe resaltar que de acuerdo a las características enunciadas, la
persona indicada se trataría de
Benicelli Matías Franco.-
D) En igual sentido he de sopesar la declaración brindada por Tomás
Bidonde, quien siendo testigo de tan feroz agresión se presentó ante
las autoridades y a fojas 1228/1231, en lo fundamental, expuso que el
día 18 de enero de 2020 se encontraba de vacaciones en Villa Gesell con
un amigo y decidieron ir a “Le Brique”. Que había mucha gente en el
lugar, mucho calor y como empujaban con su amigo decidieron salir. Que
estando afuera observó cómo un auto que se hallaba estacionado en
frente de donde él estaba comenzó a sacudirse, por lo que puso su
atención ahí, notando que había una pelea. Que el dicente estaba
enfrente a la pelea, justo derecho donde cayó Fernando, observando
claramente cuando le pegaron. Primero lo vio arrodillado, tratando de
defenderse con los brazos, imposibilitado de pegar, solo trataba de
defenderse. Que en ese momento le estaba pegando un sujeto que llevaba
camisa negra desprendida, a quien momentos antes habían expulsado del
boliche en forma violenta. Que éste parecía líder del grupo, era el que
iba al frente, el que más agredía. También notó que le pegó una segunda
persona, que llevaba remera color blanca, de pelo corto con rulos, con
pantalón largo oscuro, de tez blanca, contextura robusta, pero más
gordo y más bajo que el anterior. Que ese chico le pegó a Fernando con
piñas y patadas. Que habían dos más que estaban de espalda al dicente,
que también le pegaban patadas y golpes de puño a Fernando, solo viendo
que llevaban ropa clara arriba. Que en un momento Fernando cayó al
piso, los que estaban de espalda se alejaron y quedaron los dos
primeros que describió. Uno de ellos le pegó patadas cuando estaba en

el suelo, precisamente en el sector de las costillas. Al mismo tiempo
el chico de camisa negra quedó al lado de la cabeza de Fernando y le
pegó con la punta de las zapatillas dos veces. Luego esta misma persona
flexionó sus rodillas, agarró a Fernando de los pelos, cree que con la
mano izquierda, y le pegó dos o tres patadas más. Después lo soltó y
arengaba a seguir peleando, manifestando textualmente «Dale cagón,
levantate» (sic.). A todo esto había otros tres que le pegaban a un
amigo de Fernando. Uno de ellos era un chico alto de buzo negro, otro
era de tez morena con camisa color clara, el tercero tenía un rodete en
el pelo. Que en un momento apareció un chico que quiso intervenir para
ayudarlo y recibió un golpe de puño en la cara. Que todo transcurrió en
menos de un minuto. Que la impresión que tuvo en esos momentos fue que
Fernando en ningún momento pegó, sólo trató de defenderse. Él no
agredía pero le seguían pegando. No fue una pelea, porque Fernando no
dio pelea en ningún momento, solo recibió golpes.
Complementa el presente relato la directa imputación que dirige el
testigo al momento de practicarse los correspondientes reconocimientos
en rueda de personas, oportunidad que reconoció a
Thomsen Máximo Pablo
como el primero de los descriptos –ver acta de fojas 1108/1111-; a
Comelli Enzo Tomas como el que describió que se encontraba de espaldas
–ver fojas 1118/1120-; a
Pertossi Ciro como aquel de remera blanca o
gris clarita que le pegaba patadas en el torso a Fernando –ver fojas
1127/1129-; a
Pertossi Lucas como quien pegaba al amigo de Fernando –
ver fojas 1136/1138-; a
Viollaz Ayrton Michelle como aquel que pegaba
al amigo de Fernando, de tez morena y camisa clara –ver acta de fojas
1172/1174-; a
Cinalli Blas como otro de los que se encontraba de
espaldas a él cuando Fernando todavía estaba arrodillado –ver fojas
1180/1182-; y a
Benicelli Matías Franco como aquel que estaba en el
grupo que golpeaba a Fernando, que cuando el amigo de Fernando se
intentó levantar, lo golpeó –ver fojas 1190/1191-.
D) Pondero asimismo la versión testifical esbozada por Fiama Magalí
Pedrosso a fojas 1278/1279, en cuanto en relación a lo suscitado, en lo
esencial, expresó que el día de los hechos se encontraba en el Kiosco
propiedad de su hermano. Que en un momento entró Fernando y le compró
un helado. Que escuchó que le quisieron pegar adentro del boliche entre
5 o 6 personas. Que Fernando estaba tranquilo, salió junto a un amigo
del Kiosco. Que trascurrido unos 15 minutos aproximadamente de ello
comenzó a sentir gritos provenientes del exterior. Que miró por las
cámaras y vio gente que corría para todos lados. Que salió y pudo ver a
Fernando en el piso, inconsciente. Que observó cuando los chicos le
pegaban pero no sabe quiénes eran. Uno tenía pelo largo con una colita
y chivita. En ese momento le estaban pegando también a otro joven que
no sabe si era amigo de Fernando, que estaba en el suelo pero luego se
pudo levantar. Agregó que su novio estaba en el lugar y uno de los
agresores le dijo que no se meta porque también le iban a pegar a él,
que se vaya y no se meta. Que le manifestaron eso porque su novio quiso
impedir que le pegaran una patada a Fernando cuando ya estaba en el
piso. Al contarle eso su novio, ingresaron los dos al Kiosco y no
volvieron a salir hasta que terminó todo.
E) A su turno, Tatiana Caro a fojas 1354/1356, en lo que interesa

resaltar, expresó que el día 18 de enero de 2020 concurrió a un Bar que
se llama «Beerland» ubicado al lado de «Le Brique». Que al querer
acercarse para ir a saludar a uno de los patovicas de «Le Brique»
apodado «Charlie» observó que sacaban a dos grupos de chicos. Que uno
de estos grupos estaba alborotado, razón por la cual la dicente se
alejó un poco. Que uno de los grupos salió por la puerta principal y
otro por el lado de la izquierda del boliche. Que el patovica llamó a
la Policía para calmarlos, notando que los llevaron para el lado de la
Avenida Buenos Aires. Seguidamente observó que dos chicos cruzaron para
el Kiosco, enterándose luego que una de esas personas era Fernando. Que
Fernando y el amigo permanecieron en el lugar hablando cuando de
repente cruzaron dos chicos que le pegaron una patada de atrás y luego
aparecieron dos o tres más. Que empezaron a pegarle en la vereda y lo
fueron arrastrando para el cordón. Que la dicente quiso intervenir y
vio que la víctima ya estaba mal «Que le estaban pegando a una bolsa de
papas» (sic.). Que luego apareció una chica que le hizo RCP, que estuvo
unos 15 minutos asistiéndolo y luego fue ayudada por otra persona.
Agregó que una frase que le quedó grabada fue en circunstancias que
estaban golpeando a Fernando, un sujeto ajeno al grupo se acercó y
gritó «Dale matalo, golpealo» (sic.) y uno de los que estaba golpeando
a la víctima se incorporó, lo miró y mientras levantaba a la víctima
del cuello le dijo «Quedate tranquilo que me lo voy a llevar de trofeo»
(sic.). Que luego lo arrastró hacia el cantero, lo apoyó de costado y
le pegó una patada en la boca, y ya no hubo más reacción. A preguntas
formuladas indicó que luego del hecho reconoció en los medios de
comunicación a las dos personas sindicadas, siendo Pertossi y Thomsen.
Que Pertossi y Thomsen fueron los que más pegaron, que le pisaban y
pateaban la cabeza. Que los otros pegaban piñas por todos lados a
Fernando, indicando que el sujeto que refirió «Quedate tranquilo que me
lo voy a llevar de trofeo» fue Thomsen.
F) Del indicio temporo-espacial que surge tanto de las observaciones
plasmadas en las actas protocolizadas a fojas 30/vta., 50/vta. y 1281,
como de las declaraciones testimoniales efectuadas por personal de
Infantería a fojas 121/122 y 123/124, en tanto acreditan la presencia
de los imputados en las inmediaciones del lugar escenario de los
acontecimientos, minutos después de perpetrarse el ilícito en
tratamiento, exteriorizando en apariencia una actitud de festejo y de
logro de su cometido (se esperan y abrazan) y aún más –y peor- burlando
el accionar de la justicia al hacer caer en error a los agentes de
infantería que al estar en búsqueda -a instancias de los testigos- del
grupo de jóvenes que había participado de la agresión y advertir la
presencia de los encartados e identificarlos, supusieron que no eran
las personas que estaban buscando y los dejaron continuar; siendo todo
ello captado por la cámara de seguridad del supermercado Marina. -ver
también fotogramas de fojas 31/34 y 51/54-.-
G) Tampoco puede perderse de vista el indicio que surge del acta de
visualización instrumentada por el Oficial Subinspector Ramón Rueda a
fojas 1376 quien a estrictas directivas de la Sra. Agente Fiscal
compulsó el video publicado el pasado 30 de enero de 2020 por la pagina
de acceso denominada «Infobae» pudiendo establecer que se trata del

interior del boliche «Le Brique», donde dos personas de seguridad
sujetan por detrás a una persona de sexo masculino de tez blanca, pelo
corto castaño claro con remera oscura, quien al momento de ser
trasladado extiende su brazo derecho indicando con el dedo índice hacia
alguna persona y luego realiza otro movimiento horizontal con el brazo
derecho y dedos extendidos, desde el hombro izquierdo hacia el hombro
derecho por debajo del mentón, lo que se trataría de una seña
amenazante.-
H) Del contenido de los informes médicos obrantes a fojas 192/193 y
572/595 los cuales corroboran las lesiones presentadas por los
imputados, resultando éstas compatibles con las que pudiera producirse
una persona al acometer contra otra.-
I) Del acta de procedimiento de fojas 36/39 de las que se desprenden
las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que se produjeron las
aprehensiones de los aquí imputados, destacando de aquella, al igual
que de las actas de levantamiento de rastros lucientes a fojas 409/444
y 457/464 el hallazgo en la vivienda de distintas prendas de vestir de
los incusados con manchas hemáticas.-
J) Del informe de cotejo instrumentado a fojas 198/199 del que emerge
que luego de realizar una atenta visualización de las fotografías
obtenidas en el marco del allanamiento realizado en el domicilio de la
calle Alameda 203 Nro. 88 de la localidad y partido de Villa Gesell y
las obtenidas en la operación de autopsia efectuada a la víctima,
lograron establecer
correspondencia de diseño entre la impronta
observada a nivel de mentón lado izquierdo con la de la suela de la
zapatilla referenciada en autos como «D1» secuestrada en la vivienda
antes citada por pertenecer a uno de los encartados.-
Se especificó además que la huella documentada fotográficamente en la
autopsia corresponde a una impronta parcial de pie calzado originada
por una lesión tipo contuso equimótica que reproduce un diseño similar
a un trazado en zigzag y casi perpendicular a éste, en línea curva,
concluyendo, como lo expuse
supra, que existe similitud de diseño de la
impronta lesiva y el observado en la suela de la zapatilla incautada.-
K) Del acta de necropsia de fojas 46, informe preliminar de fojas 191 e
informe de operación de autopsia luciente a fojas 637/640 a partir de
los cuales se pudo establecer que la víctima de autos, Fernando José
Báez Sosa, falleció en forma traumática producto de un paro cardíaco
traumático por shock neurogénico producido por múltiples traumatismos
de cráneo que generaron hemorragia masiva intracraneana
intraparenquimatosa sin fractura ósea. Se observaron además múltiples
excoriaciones y equimosis en región maxilar y en cara lateral de
cuello, entre las que se distinguieron dos improntas de pie calzado.
Presentó traumatismo cerrado de abdomen con laceración hepática y
hematomas en intestino grueso producto de múltiples traumatismos
cerrados. Además presentó hemotórax izquierdo con infiltrado en ambos
parénquimas pulmonares.-
L) Aduno a lo expuesto, las circunstancias que se desprenden de lo
informado y contribuido por la División de Comunicaciones y Tecnología
de la Policía Federal Argentina a fojas 1422/1450 en cuanto al
contenido de los teléfonos celulares pertenecientes a los imputados,

pudiendo observarse videos y conversaciones mantenidas por éstos donde
se aprecia su presencia activa desde el momento de la ejecución del
hecho hasta el momento consumativo.-
En este sentido destaco, como bien lo ha hecho la Sra. Agente Fiscal,
el dialogo mantenido en el grupo de whatsapp «los delboca3»:
«04.46 horas: estoy yendo a la casa vengan (Lucas Pertossi)
04.55 horas: estoy buscando a este Ciro es pajero… me dice vení al
mercado que pasamos siempre, estoy en el mercado a la vuelta del hotel
y no están amigo… es más lolo este Ciro (Lucas Pertossi)
04.55 horas: estoy acá cerca donde esta el pibe y están todos ahí a los
gritos, esta la policía, llamaron a la ambulancia… caduco (Lucas
Pertossi)
04.55 horas: (no se entiende)… estamos esperando ahí tarado (Lucas
Pertossi)
04.57 horas: ahí estamos yendo, ahora vamos a la casa, estamos acá a la
vuelta… ahora vamos (Ciro Pertossi)
05.48 horas: fotografía comiendo en Mc Donald´s (Lucas Pertossi)
05.49 horas: fotografía comiendo en Mc Donald´s donde se lo ve a Lucas
Pertossi con una remera tipo chomba de color azul marino o negra con
rayas blancas horizontales (Machu – Máximo Pablo Thomsen)
06.06 horas: chicos no se cuenta nada de esto a nadie (Ciro
Pertossi)».-
Destaco además el video identificado como número 3: “VIDEO 3: Capturado
desde la vereda de en frente a Le Brique, lugar del hecho, precisamente
en Avenida 3 entre Paseo 102 y Avenida Buenos Aires de Villa Gesell.-
Se observa a la víctima con pantalón de jeans, sin prenda de vestir en
la parte superior y prenda negra colgada en su hombro izquierdo con
grupo de amigos en circulo.- Luego de acerca por detrás el masculino de
chomba gris, identificado como Ciro Pertossi y ataca a la víctima.-
Luego entran varios sujetos en escena, entre ellos al antes descripto
como Blas Cinalli, no lográndose determinar la participación de cada
uno, por la brevedad del registro fílmico y la mala calidad de la
imagen.- Por último, se ve cuando la víctima Fernando José Báez Sosa
cae al piso, por haber recibido un fuerte golpe».-
Todo ello, me permite presumir con meridiana claridad que este grupo de
agresores, luego de haber sido expulsados del local bailable “Le
Brique” por una puerta distinta a la que echaron a Fernando, y
motivados por la inadvertencia de la víctima quien se encontraba de
espalda hablando con su grupo de amigos, fueron a su encuentro para
cumplir la promesa de amenaza que le habían realizado en el interior
del lugar.
En tal sentido, a partir de la prueba descripta y ponderada,
concatenada a los gestos observados por parte de los aquí imputados en
circunstancias de desencadenarse los hechos investigados como luego de
su consumación y la forma de exteriorizar sus comportamientos, me
conducen a estimar que los nombrados obraron con el propósito cierto y
definitivo de matar, valiéndose del estado de indefensión de la
víctima, actuando sin riesgos en post de ese fin, asumiendo cada uno de
ellos una intervención distinta pero imprescindible sin la cual el
hecho no se hubiera podido cometer; actuando en calidad de coautores

Thomsen Máximo Pablo y Pertossi Ciro y en calidad de participes
necesarios el resto de los imputados.-
Sobre este punto, encuentro necesario señalar a los fines de justificar
mi postura que «En la coautoría hay un codominio del hecho a partir de
un mutuo acuerdo y una distribución funcional de tareas. En tanto que
la participación primaria se encuentra condicionada por la autoría dado
que requiere al menos que el autor haya dado comienzo de ejecución al
hecho, al cual el partícipe habrá de sumar su aporte. O sea, en la
autoría se tiene el dominio del hecho, mientras que en la participación
primaria, no. Pero no obstante ello, sí hace al hecho del autor un
aporte de tales características, sin las cuales éste no se hubiera
podido cometer de la forma en que se llevó a cabo. Esto porque la
participación -en términos de dependencia- es accesoria de la autoría».
(SCBA LP P 124769 S 13/09/2017 Juez PETTIGIANI (SD) Carátula: P. V. ,M.
N. – P. D. – S/ RECURSO EXTRAORDINARIO DE INAPLICABILIDAD DE LEY EN
CAUSA Nº 52.264 DEL TRIBUNAL DE CASACION PENAL, SALA I Magistrados
Votantes: Pettigiani-Soria-Genoud-de Lázzari. Tribunal Origen:
TC0001LP».-
(Art. 157 inciso 3ro. del Ceremonial).-
Cuarto: Procedencia de la medida cautelar:
En autos resulta procedente la medida cautelar requerida atendiendo a
la calificación legal atribuida preliminarmente a los hechos en el
apartado segundo y a la pena en expectativa prevista (mínimo y máximo
conminados) que no posibilita operativizar ninguno de los supuestos de
procedencia de la excarcelación ordinaria (arts. 169 a contrario, 171 y
148 2do. párrafo inc. 2º del CPP).
De otro lado, complementando la pena en expectativa, cabe atender como
dato peculiarmente disvalioso la extrema violencia desplegada y el
desprecio por la vida humana demostrado a partir de la conducta de los
imputados.-
Y como si lo expresado aquí no bastara, entiendo que existen además
otros peligros procesales que justifican el encarcelamiento preventivo
de los sospechosos.-
Repárese en la actitud asumida al momento de producirse el allanamiento
fiscal y perjudicar a una persona totalmente ajena al evento con el
propósito –estimo- de mejorar su situación procesal. Asimismo, el
comportamiento asumido por éstos frente a personal de Infantería que al
demorarlos e identificarlos, lograron hacer suponer a los uniformados
que no eran las personas que estaban buscando. Por otro lado, valoro
negativamente lo surgente de los teléfonos celulares de los imputados,
donde en el chat grupal mencionaron que la víctima “caducó” y que
“chicos no se cuenta nada de esto a nadie”, lo que habla a las claras
de su conocimiento efectivo acerca del desenlace de su cometido y el
plan para ocultarse.
Todo ello entonces me hace presumir la existencia de riesgos procesales
vigentes en forma de fuga y entorpecimiento probatorio, como así
también que la voluntad de éstos será la de no someterse a la
prosecución penal.-
Aparecen entonces reunidos los extremos legales que determinan la
improcedencia de la libertad caucionada de Pertossi Luciano; Pertossi

Lucas Fidel; Comelli Enzo Tomás; Pertossi Ciro; Thomsen Máximo Pablo;
Benicelli Matías Franco; Cinalli Blas y Viollaz Ayrton Michelle. Arts.
157 4º párrafo, 169 a contrario, 171 en remisión al artículo 148
primera parte y segundo párrafo inc. 2º del C.P.P.).
He de señalar como la doctrina ha sostenido que: «…la exigencia de
que la prisión preventiva se convierta en la última ratio, de modo que
deban aplicarse, de ser posible, en el caso concreto, alternativas
menos gravosas a la prisión preventiva, no es realmente una
consecuencia de la presunción de inocencia, sino de uno de los
subprincipios del principio de proporcionalidad, es el de la necesidad
de la medida…». (Llobet Rodríguez, Prisión Preventiva, cit. pág.
463), por lo que, en el caso en concreto la medida de coerción resulta
más que necesaria para la sujeción de los incusos al proceso, desde que
nuestro derecho penal no permite la prosecución del mismo con los
acusados en contumacia, y el total esclarecimiento de los sucesos bajo
pesquisa.-
Tal como lo ha sostenido Carlos M. De Elía en su obra «Código
Procesal Penal de la provincia de Buenos Aires», Ley 11.922, 2da.
edición ampliada, página 229: «…Las medidas cautelares por penoso que
resulte reconocerlo, son necesarias en casos de delitos graves o que
representen un peligro social evidente, por una razón de
proporcionalidad entre la ofensa y su consecuencia penal y por lo que
socialmente significa la aplicación estricta de la justicia…».-
«…En esta línea, además, debe recordarse que si bien la C.S.J.N.
reconoce la existencia del derecho constitucional a gozar de libertad
durante el proceso (Fallos 314:451), esto no constituye una salvaguarda
contra la detención o la prisión preventiva u otras medidas cautelares
que cuentan con el respaldo constitucional (Fallos 305:1022, 314:391),
pues la idea de justicia impone que el derecho de la sociedad a
defenderse contra el delito sea conjugado con el del imputado, de
manera que ninguno de ellos sea sacrificado en aras de otro (Fallos
272:188)….». (T.C.P. de la Provincia de Buenos Aires, Sala Sexta,
17/12/2013, en causa Nro. 60.625, caratulada “G., H. H. s/ Recurso de
Queja»).-
Ahora bien, con respecto a la aplicación de una medida morigeradora
consistente en arresto domiciliario peticionada por el Defensor en
favor de sus asistidos; no contando con los informes necesarios para
evaluar dicha petición, he de formar el incidente respectivo y tener
presente su requerimiento para resolver una vez obtenidos los mismos.-
Quinto:
Finalmente la Sra. Agente Fiscal solicitó la ratificación de los
secuestros instrumentados en fecha 20 de enero de 2020 en el domicilio
de la calle Alameda 202 (calle sin salida), y entrada a la reserva
Carlos Idaho Gesell -ver fojas 605/606- y de las evidencias colectadas
por Policía Científica conforme Actas LEF, fotografías, y tarjetas FTA
agregadas a fojas 392/500; de modo que habiendo mediado en autos los
extremos de gravedad y urgencia requeridos por la ley, corresponderá
acceder a dicha petición. (arts. 220 y 226 del C.P.P).-
Por todo ello, habiendo el encausado prestado declaración conforme lo
dispuesto en el artículo 308 del Código de Procedimiento Penal y

encontrándose a su respecto los extremos de los artículos 16 y 17 de la
Constitución de la Provincia de Buenos Aires y 146, 148, 157 y 158 del
Código de Procedimiento Penal;
RESUELVO:
I) NO HACER LUGAR A LAS NULIDADES
intentadas por la defensa por los
argumentos vertidos en el considerando. (art. 201 y 202 a «contrario
sensu» del C.P.P.).-
II) CONVERTIR EN PRISIÓN PREVENTIVA LA ACTUAL DETENCION que vienen
sufriendo
Pertossi Luciano; Pertossi Lucas Fidel; Comelli Enzo Tomas;
Pertossi Ciro; Thomsen Máximo Pablo; Benicelli Matías Franco; Cinalli
Blas y Viollaz Ayrton Michael
, por suponerlos probables coautores
penalmente responsables a
Thomsen Máximo y Pertossi Ciro y probables
participes necesarios a
Pertossi Luciano; Pertossi Lucas Fidel; Comelli
Enzo Tomas; Benicelli Matías Franco; Cinalli Blas y Viollaz Ayrton
Michael
del delito de homicidio agravado por alevosía y por el concurso
premeditado de dos o más personas,
en los términos de los arts. 45 y 80
incisos 2do. y 6to. del Código Penal.-
Arts. 03, 23, 106, 144 «a contrario sensu», 145, 146, 147, 210 y cctes.
del C.P.P.B.A; Arts. 16; 17;168; 169 de la C.Prov. y Art. 18 de la
C.N.-
II) Decretar la inhibición general de bienes de los incusados en la
suma de 807 pesos para responder al pago de los gastos y costas del
proceso, siempre y cuando no denuncie o manifieste bienes a dar a
embargo (arts. 4to. y 5to. de la ley 4552 y art. 197 del C.P.P.).-
III) RATIFICAR los secuestros instrumentados en autos; por los
fundamentos expuestos en el considerando ( arts.220 y 226 del C.P.P).-
IV) Atento a lo expuesto en el punto 4to., párrafo 10mo., FÓRMESE el
incidente de morigeracin respectivo.-
Notifíquese. A tal fin líbrese oficio.-
Firme que sea el presente auto, líbrese oficio al Registro Nacional de
Reincidencia y al Registro Único de Antecedentes Penales del Ministerio
de Seguridad de la Pcia. de Bs. As. a fin de informar lo resuelto.-
Fecho, devuélvase el
sub-examine a la Unidad Funcional de Instrucción
interviniente a sus efectos, sirviendo el proveído de atenta nota de
envío.-