Más democracia, más libertad y más poder a la sociedad. Hacia la democracia de protagonismo popular.

0 11
Más democracia, más libertad y más poder a la sociedad. Hacia la democracia de protagonismo popular.

Por Mario Mazzitelli

El capitalismo, entendido como “el dejar hacer” bajo la hipótesis falsa que el mercado es el mejor asignador de recursos, ya no existe. En ningún lugar del mundo. Basta observar la evolución durante el último siglo en todos los países. Por eso los restauradores de un pasado idealizado, se han transformado en reaccionarios.
El comunismo, con un Estado omnipresente que planifica la vida de toda la sociedad, sostenido en el principio que allí reside la sabiduría y que el “todo vale más que las partes”, ya no existe. En ningún lugar del mundo. No sé si quedan muchos pretendidos restauradores de una experiencia que quedó en el pasado.
Las sociedades por venir tendrán que basarse en la ética, la libertad y un mayor compromiso democrático. Donde una inmensa mayoría participa en la definición de las políticas públicas. En lo social, lo ambiental, lo político, lo económico, lo cultural.
El progreso medido en términos de PBI va quedando como una rémora del pasado. El progreso se empezará a medir como la capacidad de restaurar las heridas sociales y ambientales (producto de un sistema arcaico) y el inicio de un camino hacia el buen vivir. Ya no se podrá pensar en un objetivo, ideal o proyecto estático. Todas las sociedades estamos en transición. Algunas nos llevan a la violencia o la catástrofe social y ambiental. Otras marchan a una necesaria nueva armonía entre todos los componentes del sistema, en el marco de preservar y acrecentar la mayor biodiversidad razonable.
El nuevo desarrollo económico no podrá sostenerse en el principio de explotación. Ni de los seres humanos ni de los bienes comunes. Deberá surgir de una inteligente planificación que complemente los objetivos estratégicos como Nación, al tiempo que garantice el acceso a los bienes y servicios de toda la población.
La restauración de lo viejo, con sus paradigmas, no solo es impracticable; resulta en el camino de la extinción. Como ya lo supieron predecir miles de científicos.
La construcción de lo nuevo, más allá de las denominaciones que se usen y las singularidades de cada pueblo, se hará con más democracia, más libertad y más poder a la sociedad. ————————————————————————————————————————————————————————————————————————
N.d.E: El autor es pre-candidato a Diputado Nacional  por el Frente Proyecto Justo Social y Humanista Lista 502.
Y para ser honestos:  yo lo votaré