LOS MEDIOS Y SU COMUNICACIÓN O EL NUEVO MITO DE LA CAVERNA

0 130
Los medios audiovisuales me recuerdan al mito de la caverna de Platón. Algo así como quienes detentan poder sobre otros, los inducen  a  la alteración de la percepción. Nos llevan a percibir como real lo que no es, y hace que no percibimos lo que es real. Así profundizan nuestra ignorancia. Nos quieren hacer creer que las sombras son animales  y el fuego es el sol. Entonces siempre debemos preguntarnos que es verdadero y que no. O si profundizamos más, y advertimos que es verdadero, la pregunta es por qué esta puesta determinada información? Por qué se elige editar  la noticia asociándola con otras imágenes que conlleven un concepto emocional (negativo o positivo) conforme el interés del agente comunicador. Lo mismo sucede con la imposición de determinados modelos sociales, o la incitación al sexo, y  a los consumos varios.
 Los medios de comunicación se han encargado de ridiculizar al virtuoso para  exaltar al egoísta, en sus diversas variables. Una clara prueba de ello son los Simpson (como tantos otros programas de similar estructura), en donde Homero (o el personaje central)  encarna la suma de estupidez, egoísmo, ebriedad, pereza y gula (por nombrar algunos) mientras que su odiado vecino Flanders representa  un ser que trabaja sobre las virtudes; fe,  decencia, esfuerzo, generosidad, etc. -y lo relegan-
Y esa elección de elegir conductores que hacen gala de su estupidez, o de su sexualidad (algo que es una cuestión íntima), no resulta casual, sino que es causal al modelo de sociedad que quieren construir. La sociedad de prisioneros que no busquen pensar, ni escaparse de la caverna. Así ellos pueden decirnos cual es la realidad, qué debemos comprar, y a quienes votar. 
En relación al sexo; durante los años sesenta y setenta se luchó por una sexualidad más libre, sin tabúes,  que se obtuvo en forma paulatina  con el retorno de la democracia en el  83. Los medios en su destape comenzaron a mostrar más. Ese proceso se aceleró en los 90 con la privatización de los grandes canales  televisivos. La exhibición de escenas íntimas se transformó en cotidiano, hasta tornarse reiterativo y sobreabundante. Lo que parecía la elección una transformación estética también produjo un cambio  en la ética comunicacional.
La presión de determinados grupos sociales plantearon reivindicaciones; por  ej.  la ley de matrimonio igualitario. Ya nadie condena socialmente la convivencia sin estar casados, ni tampoco las relaciones casuales.
Entonces cabe preguntarse ¿Porqué insisten en los medios en instalar el tema de la incitación al sexo como algo permanente en su programación?.
La respuesta que me di; por dinero, su religión.
El sexo trae aparejados grandes movimientos de dineros tanto  lícitos como ilícitos.    Los primeros, hoteles, lencería erótica, pastillas para prolongar artificialmente la erección, anticonceptivos, cremas, preservativos, etc.                                                                           Los ilícitos;  tráfico de personas, prostitución organizada, abortos, drogas, cohecho, etc.    No puedo dejar de señalar a la pornografía sea gráfica, digital, o audiovisual, como un fenómeno que navega entre estas dos aguas señaladas.
Por eso, en estos tiempos, cada día más; se está perdiendo la libertad  sexual, o su libre elección, al condicionarla como un elemento de mercancía (compra-alquiler-permuta, etc).
Volviendo a la comunicación;  Muchos hemos puesto expectativas con la nueva ley de medios, y el deseo de ver una mayor democratización, desconcentración  y transparencia comunicacional, situación que no podemos disfrutar todavía por la desidia de los funcionarios en hacer cumplir las leyes.
Cuantas adecuaciones a la ley 26522 son reales transferencias, y cuántas son aparentes  traslados con testaferros. Acaso el AFSCA  analiza la procedencia de los fondos que obtiene el adquirente para pagar la transferencia.  
De la programación en general no se advierte cambio alguno, si es que lo hubo.  Si hay tratamientos desiguales y arbitrarios. Ejemplo de ello es el caso de los accidentes que provocaron los hijos de personas famosas como ser Pablo García y  Agustín Vila hijos de Eduardo Aliverti (conductor  radial) y Daniel Vila (dueño de la cadena Uno Medios, Canal 2 América, etc.). Pablo García está fresca la noticia con el proceso que se le sigue por la muerte de Reinaldo Rodas. De Agustín Vila muchos tendrán que esforzarse para recordar que en enero de 2013 atropelló a Nilberto Mario Caihuara y se le inició una acción penal por lesiones graves. Poco se ha informado sobre esta noticia, y al parecer  ningún medio  ha hecho un seguimiento.
En el número de febrero señalamos la intencionalidad de algunos medios en presentar la inflación como catastrófica e ingobernable, o con instalar la idea de la salida anticipada del actual gobierno.
Serán independientes los medios que profesan este tipo de editoriales?
Pero si el gobierno permite una serie de malas maniobras sin ordenar, será la sociedad la que deberá sancionar a los mercaderes de la mentira.   Tomando coraje, y escapando del cautiverio que impide el desarrollo de la idea de bien, de rectitud, de solidaridad, de inteligencia, de verdad, por mencionar algunos de los valores, que nos ocultan a raíz de la difusión de vicios  que nos quieren imponer como virtudes.
por  Leandro J. Vascello