Javier Milei nos conduce a la violencia.

1 11
Milei: “El calentamiento global es una mentira” - Chequeado
por Mario Mazzitelli
Es un autoritario anarco reaccionario. Por ahora un autoritario sin poder, anarco porque aspira a la desaparición del Estado y reaccionario porque su modelo responde al siglo XIX.
Como político es un incoherente alienado de la realidad. Al tiempo que articula con un sector frustrado de la sociedad, en particular muchos jóvenes. Su prédica cargada de gritos, insultos y amenazas es tolerada, y en algunos casos celebrada, por importantes medios y periodistas. Siendo apenas una minoría activa, con sus provocaciones va cargando el clima político que tarde o temprano se manifestará en agresiones físicas.
La tolerancia con los intolerantes puede ser un punto de inflexión para la vida democrática que impone respeto hacia las personas y sus ideas. Es raro que todavía nadie lo haya denunciado por sus insultos y amenazas. Pero no será raro que, más tarde o más temprano, ésto se exprese en un acto de violencia.
Argentina necesita una reflexión inteligente y serena para salir del plano inclinado decadente en el que se encuentra.
La exteriorizacion de problemas psicológicos o psiquiatrícos no puede conducirnos a un nuevo enfrentamiento entre los argentinos.
Evitarlo es una responsabilidad de los actores vinculados a la política: dirigentes, periodistas, etc.
Que cada uno asuma la parte que le toque. Después será demasiado tarde.
N.d.E.: el autor es precandidato a Diputado Nacional en la Provincia de Buenos Aires por el Frente Proyecto Justo Social y Humanista (Lista 502)