INALTERABLEMENTE

0 17

por Juan Morán

Eran tiempos difíciles dirán, y como otras tantas veces se hablará de lúgubres territorios, se insultará a perversos, torturadores y asesinos. Todo esto se dirá y mucho mas, y es justo que así sea y  recuerde.

Aquí y  en forma breve, como breve fueron sus pasos (no así sus huellas) quiero hablar de aquellos (muchachos y muchachas)  claros de conciencia y solidariamente libres,  a tal extremo de ofrendar  con su vida por la libertad de los otros, y esos otros no los entendieron. ¿Cómo podrían comprender tanta entrega los mediocres y mezquinos?

El pájaro que vuela libre corre peligro de ser perseguido, muerto o encarcelado, así también sus libres conciencias debían ser perseguidas, muertas, o encarceladas.

¡Pero nunca derrotadas!

Ellos son  presente y son futuro, no los busquen en grises muros, ni los recuerden con flores muertas.

Ellos están inalterablemente vivos. La hoguera que encendieron aún arde en la romántica rebeldía de quienes creen y sueñan con hombres y mujeres libres y solidarias, viven en el indetenible río, en el claro del monte, en la transparente mirada de los niños. Y lo encontrarán en la palabra socialismo porque aún sigue amaneciendo.

Al siempre vivo ROBERTO SANTUCHO, y a Todos Aquellos que encendieron la hoguera y trascendieron.

Por JUAN MORAN