El gabinete de Enrique «el antiguo»

0 15
Por Jorge Luis Portero.
El personaje de Francella está en Olivos. Su interacción con la actualidad, y sus habitantes, oculta su predilección por (y su idealización de) un pasado vivido. Desde su referencia a la conservacion de su espíritu revolucionario y de sus gustos setenta/ochentosos (por algo sus bigotes, «Dylan» a su perro y sus veleidades de guitarrista rockero) hasta la nostalgia por su madurez subsecuentemente cavallo/menemista//duhaldista/kirchnerista/opositora massista randazzista/cristikirchnerista.
Best Enrique El Antiguo GIFs | Gfycat
Como el personaje de Francella, su contacto con la actualidad lo vive de manera particular. La foto de olivos bien podria haber sido una extraida de un episodio de Enrique con «la negra» y su grupo de amigos. Falta la la tonalidad sepia para retratar diferenciadamente a ese hombre sesentón sentado junto a un grupo de jóvenes brindando de pie por el cumple de su pareja. La incomprension de lo que se vino y se viene busca refugio en un pasado mas vivible.
Poné a Francella - Enrique ''El Antiguo'' - Me Esta Cachando pone a francella, guillermo, comedia, humor, antiguo, enrique, me estas cachando, me estan cachando, frase, clasico, clasica, telefe GIF
Su jefa y socia le permite volver unos años, a la época dorada de elecciones con el 54%, Ministros que emparchaban los problemas con el campo, o bilardistas que «pedían la pelota» y pinchaban con alfileres a sus rivales, mientras trajinaban la cancha y «ganaban» como fuera. Su mentora terminó por permitirle alguna reminiscencia tangencial, aunque apartandolo de la centralidad, al mantener al joven del apellido dinástico en el gabinete. En esa recurrencia al pasado idealizado, que a veces lo ubica en una rebeldía bonafinista y a veces en una visión menemista, no le fue dificil aceptar conformar el gabinete posderrota con Cristina, con sus ex compañeros, que estaban ya para integrar la selección de veteranos o ser directores técnicos, pero que indudablemente aparecen hoy como representantes de un pasado mejor.
Tambien la oposición se aferra a un repertorio de consignas que tiene que ver con un pasado idealizado. Algo de lo que se entierra bajo la alfombra, la omisión de la renguera absoluta de los períodos de «democracia» de 1955 al 73, siempre bajo la ilegitimidad del origen de sus gobernantes, resultado de la proscripción, y víctimas a su vez de la extorsión militar. Creo que en el último programa de Enrique, en el que se casaba con «la negra» el personaje de Francella nos confesaba que era una forma de «defenderse» contra un presente cruel, que no entendīa. Quería volver a un pasado de idealistas, de inocentes, que vivìan en un mundo en el que «hasta los delincuentes tenían códigos». Cristina no es Enrique. Encontrò el punto justo para no romper con él. Volver al pasado hasta ahi, hasta unos años nomás, y con beneficio de inventario. A ver si quieren desempolvar «hotesur» y «los sauces».