El Coronavirus llegó y …

0 21
El Coronavirus llegó y no sabemos cuando se irá.
Mas allá de las comparaciones antipáticas con otros países,- digo esto porque no me gusta escupir al cielo- , y que las comparaciones   sean de cuántas vidas se pierden,  de cuantas personas se infectan en un país u otro. Son vidas!!!
En el medio, la cleptocracia sigue ejerciendo sus hábitos. Pero prefieren mirar la paja en el ojo de los grandes empresarios. Y la miserabilidad transversal nos afecta a todos. Especialmente, a los que no somos de castas privilegiadas. A los monotributistas, autónomos que nos impiden
trabajar, pero nos exigen pagar, y el Estado –ausente- o presente en la represión. Los precios aumentan, los amigos de la corpo permiten que ésta te
aumente el cable, internet, el celular, y no podes presentar un reclamo.
  
Las compras en el Estado siguen. Si se analizan  las camas que se instalan,  indicarían que a la brevedad (dos meses mas o menos) habría 50.000 –o mas- afectados en el país. Que cuarentena se puede
levantar así?
No hay vacuna. Solo resta aislarse,  y testear mucho,  hasta tener controlada la cadena de contagios.
La economía? Después veremos, lo único irrecuperable son las vidas cuando se pierden.
El dólar sube un poco (ya pasa los $100 por
unidad). Pero debido a la gran emisión monetaria, el gasto fiscal excesivo, y la recesión productiva, todo indicaría que vamos a la hiperinflación. Y esa
emisión va a los votos improductivos y a la patria financiera para que a su vez   le preste dinero  al que no dejan trabajar,  para que pague sus
impuestos, tasas, servicios, etc para continuar esta rueda maldita de decadencia que parece conducir a la rebelión fiscal, si no llega antes la pobreza.
Le recomiendo que sean menos hipócritas y para
juntar fondos multen a las personas que quiebran la cuarentena, a las empresas abusivas, a los funcionarios corruptos, saquen a los ñoquis del estado, a los prestanombres del enriquecimiento de los dirigentes y financistas de la política ilegal. Saquen los beneficios que el estado les da a quienes
quebrantan la ley. Quieren ser firmes. No griten, no insulten, y traten de ser justos.
Mientras tanto se envían mascarones de proa a
 buscar una ¿donación? a China. País que me ha dado vergüenza ajena cuando en Wuhan celebraban el fin de su frankestein, mientras morían de a miles en
otros países.
La miseria china nos trajo a esto.
El maltrato que la dictadura le da a los humanos se
amplifica en los mas vulnerables, o sea  los animales en donde exhiben una crueldad incomparable.
Y lamentablemente, este gobierno mueve un aparato condescendiente con dicha dictadura, enviando hacia oriente en  Airbus 330-200 de Aerolíneas Argentinas con una tripulación de 20 personas. No está informado todo lo que traen, pero sería bueno que se supiera cuánto nos cuesta a los argentinos el viaje a Shangai y qué va a buscar.
   
   
Ren Zhiqiang, el empresario chino a quien el régimen de Beijing hizo desaparecer por sus críticas contra Xi Jinping en el manejo del brote del coronavirus (Shutterstock)
Nada dicen de Ren Zhiqiang, a quien la dictadura hizo desaparecer por sus críticas contra Xi Jinping , o de los científicos, periodistas silenciados. La vara para juzgar a las dictaduras es mas o menos flexible de acuerdos a los intereses mutuos. No por defensa de los derechos humanos

hasta la proxima Leandro J. Vascello