Argentina, “El pueblo no quiere saber de qué se trata”

0 11

Argentina, “El pueblo no quiere saber de qué se trata” por Norberto Bellino Norberto Bellino

El resultado de las Paso demuestra que el pueblo argentino tiene amnesia, desconoce su historia reciente ó, peor aún, no le importa en absoluto. Luego del triunfo de la fórmula Fernández, Fernández, salieron eufóricos a los medios personajes que, de haber jueces de verdad en nuestro bendito país, debieran estar juzgados y presos desde hace años. Y es que la justicia argentina de los últimos treinta años merece un extenso y detallado apartado por su complicidad indisimulada con los más oscuros representantes de las mafias largamente enquistadas en nuestro país. Y uno se pregunta: Cómo es posible que personas que han saqueado las arcas del estado no sólo sigan libres caminando por las calles sino que, además, se postulan violando cuanta norma prestablecida para hacerlo existe y son votados cuasi mayoritariamente? ¿Cómo se le explica a un hijo adolescente que debe estudiar, esforzarse, cultivar valores como ser humano y ciudadano y que el dinero es consecuencia de aplicar verdaderos valores de vida en acción cuando ve en los medios, redes sociales y en las calles que los que roban, violan, mienten y estafan y tienen fortunas, mal habidas, son admirados e invitados a dar cátedra en los medios de comunicación?

¿Esto es normal? Cuando fue que nos fuimos a dormir y las leyes del universo, conocido, ¿fueron tergiversadas? ¿Me perdí esa cadena nacional? Hay una frase popular cuyo autor me es desconocido que versa: “Los pueblos no se equivocan”. Pero sí se equivocan y cuánto. Los pueblos son integrados en su mayoría por las masas y minoritariamente por libres pensadores. No hace falta estar versado en psicología para conocer el comportamiento irracional y peligroso de las masas que contrasta con aquellos que intentan pensar por sí mismos. Las masas han sido, a lo largo de la historia humana, manipuladas por perversos dictadores de toda traza y llevadas a las peores consecuencias infinidad de veces.

¿Le interesa entonces al pueblo argentino saber qué pasó en los últimos 30 años? ¿los que no vivieron la década de los setenta, conocen realmente qué pasó? Las preguntas son casi perogrullescas dado a la luz de los acontecimientos. Las respuestas están demasiado explícitas. El candidato a presidente del kirchnerismo, Alberto Fernández, puesto a dedo por su acompañante de fórmula, Cristina Fernández, fue jefe de gabinete varios años en el primer gobierno de Néstor. No vio ni escuchó nunca nada de las enormes cantidades de dinero en negro que se llevaban, hasta en aviones, a diferentes bunkers privados y casas particulares del matrimonio presidencial y testaferros. Criticó con ferocidad a Cristina y sus ocho años de gobierno señalando la corrupción, indolencia, autoritarismo y perversión ejercidos pero dice casi infantilmente “Ya pasó, nunca más nos vamos a pelear”. Faltó decir: “Nos dimos un besito y somos amiguitos otra vez”.

Roberto Lavagna. Candidato a presidente por “Consenso Federal”. Es un secreto a voces que es un hombre instalado por Duhalde, que cuenta en su curriculum el pacto con Alfonsín para voltear a Fernando De La Rúa y la pesificación asimétrica al salir abruptamente de la convertibilidad, licuando deudas gigantescas como la del grupo clarín, por ejemplo, entre otras muchas exquisiteces. No quiso consensuar con nadie cuando se le acercaron Pichetto, Urtubey y el mismísimo Sergio Massa, diluido hoy en el espacio de los Fernández y habiendo sido otrora un prócer de la renovación de la política nacional que se vendió, muy barato, por unas cuantas migajas de poder. Los que lo conocen bien dicen que Lavagna no consensua ni con él mismo. Su espacio, irónicamente se llama consenso federal.

La ex presidente Cristina Fernández. Baste decir que tiene trece procesamientos y seis pedidos de prisión preventiva que no se efectivizan por sus fueros de senadora nacional y el cerco mafioso de la bancada peronista del senado que se niega a desaforarla. Es senadora por Buenos Aires, pero vota en Santa Cruz porque allí tiene su domicilio. ¿Y cómo se lo permite la justicia? Bueno… ¡No seamos tan legalistas che! Ella decide cuando presentarse al juicio oral que se está llevando a cabo en una de sus causas en comodoro Py. Ella viaja a cuba, dos veces ya, y prepara un tercer viaje el cual le será autorizado también. Ella también junto a una enorme cantidad de camporistas (muchos ex montoneros) y kirchneristas acusan al gobierno de Macri de instalar la pobreza, el endeudamiento y la mentira.

Lo cierto es que han sido ganadores de las Paso. El pueblo ha decidido. ¿Podría continuar relatando hechos incontrastables? Sí y hasta el hartazgo del más ávido lector. La conclusión de quien suscribe querido lector es sintéticamente una:

“El pueblo argentino no quiere saber de qué se trata”. Para colmo no me atrevo a decir si son todos, todas ó todes.