22.09.20

0 4
Murió Ramona Galarza, una grande  del chamamé.
Un breve homenaje para esta artista.
Mientras que con el Covid vemos como la ausencia de políticas inteligentes nos llevaron a ocupar el 10 puesto en contagios.
Y pareciera que no se puede detener el llegar al 1.000.000 de infectados.
Recuerdo hace meses las comparaciones incomodas del gobierno escupiendo al cielo. Y ahora nos dio en la cara su propio impericia.
Las cargas de datos son tan sesgadas que no nos impiden el acceso a la realidad, y como en la caverna de Platón tenemos que aceptar como realidad a las sombras.
Con este relato podríamos creer que algunas clínicas estas saturadas por el covid, sin advertir que los años pasados también estaban saturadas, por tener mas clientes que lo que pueden. Tampoco accedemos al ejercicio de algún derecho en el caso de existencia de mala praxis en algún aspecto. Miren los diarios del año pasado, y era notable el aumento de esos casos. Lo que me lleva a sospechar que de un día para el otro no pueden haber adquirido un talento descollante. Pero no queda bien decirlo. Hay que aceptar la realidad a libro cerrado.
Siguen los problemas con las tierras, y quieren blanquear las usurpaciones creando un fideicomiso, lo que resulta directamente proporcional a crear un fideicomiso para armar un farmacia para que narcos vendan droga en forma legal.
El absurdo que el gobierno se subordine al delito y delinee las políticas que les marca, en vez de ser el Estado quien trace las políticas habitacionales , es una muestra más de la incapacidad, desidia o corrupción intelectual de la clase gobernante.
Esta Argentina me hace recordar al planteo de Zenón; el de Aquiles y la Tortuga.
El país condenado al éxito, parece ser un reflexión mentirosa.
Si Aquiles fuera las riquezas del país y la tortuga la decadencia, por pequeña que sea la ventaja que le dio el corredor mas rápido, la decadencia siempre gana. En el análisis que se hace desde el poder, se cree que todo se va a acomodar o por el voluntarismo político, o por la bondad de los mercados, pero lo cierto, que le dimos ventaja a la tortuga y hace mas de 50 años que no se la puede alcanzar.
un abrazo y hasta la proxima